Reseña biográfica


Poeta y pintor español nacido en Girona en 1942.
Estudió en el Seminario de Girona, en el Monasterio de Montserrat y en las facultades de Arquitectura y Filosofía y Letras de la Universidad de Barcelona, donde se licenció en Historia del Arte.
Dueño de una vasta cultura, ha incursionado con éxito en la dramaturgia, el periodismo, la crítica literaria y la traducción.
Fue lector en la Universidad de Londres entre 1971 y 1973.
De sus libros de poesía se destacan "La libertad y el terror" en 1981, "Enigma" en 1985 y "En cuarentena" en 1990.
Como traductor ha publicado la antología de poesía italiana "Francesco d'Assisi a Giacomo Leopardi" en 1985 y "Poesia italiana contemporània" en 1990.
Ha sido galardonado con importantes premios entre los que se destacan: Literatura Catalana de la Generalitat de Catalunya, Ciutat de Barcelona, Crítica de Cataluña y Lletra d´Or. ©

Poemas de Narcís Comadira:
Abismo
Buenos propósitos
Cabo de San Sebastián
Canción de cuna
Caracteres
Cinco piezas fáciles
Niebla
Por teléfono
Septiembre
Sombra dorada
Abismo
¿Por dónde erráis
que el mundo es un abismo,
ojos de verdenoche,
tormento de desorden
de recuerdos fugaces?
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé

Buenos propósitos
Adiós la piel ligera,
de la mirada espejo.
Para hundirse en el pozo,
ganar peso, ser piedra.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé

Cabo de San Sebastián
Noche de otoño.
De alabastro los cuerpos
vuelve la luna.
El tiempo, sangre abajo,
va hacia Ninguna Parte.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé

Canción de cuna
Ahora que la noche funde
todas las cosas corpóreas,
y que la sangre se aquieta
con el reclamo nocturno,
lánzate al río del sueño.
Amor, criatura, duerme.
En el firmamento piel
se pone el sol de tus ojos,
la madeja de tus miembros
indolente se deshace.
¿En qué brazos solitarios,
Amor, te abandonas? Duerme.
Libre del peso del cuerpo,
en espíritu atraviesas
oscuros bosques espesos
de la lasitud secreta.
No quiero que hongos ni sapos,
Amor, te me asusten. Duerme.
Que el fluyente subterráneo
al curso de los planetas
se concuerde en transparencias
de música innominada.
De lejos velo tu viaje,
Amor, hasta que regreses. Duerme.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé
Caracteres
Volver a verte.
Ve, corazón, no pienses.
Que pasen horas.
El amor, tigre
entre bambús, espera
para devorarme.
¿Por qué rendija
te escaparás, belleza,
del cuerpo ágil?
¡Si yo fuese garra,
cuánta sangre no haría
en la piel joven!
Pueril guerrero:
y de mis dos espadas
una esta intacta.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé
Cinco piezas fáciles
1
Sombra que eres mi sombra.
Bajo el sol del estío,
aún mayor frenesí,
balsa de incertidumbre.
Mi lengua desecada
quiere abrevar en ella.
Teme el rechazo de tu vidrio.
2
Tu cabeza inocente
en mi pecho reposa.
Mis dedos cuentan horas
vagando en tus cabellos.
Toda tu vida, toda
se apoya en mí. Me hundo
en algodón de sueños.
3
Loco amargo, dulce loco,
vagabundo de tinieblas,
hijo de tristeza, huyo
lejos de tus claros márgenes.
Solamente del recuerdo
de una brizna de tu hierba
hago tisanas benignas.
4
Con la punta más fina,
impávido dibujo
junglas de extraña fiebre.
Lodazales, lianas
que devoran los árboles.
Quiero huir del desierto
donde eres espejismo.
5
Cuando muera la llama
de este amor que te tengo,
¿cómo subsistiré?
Yo, por ti autoinmolado,
de ti hice combustible.
Viviré para siempre
entre grandes quemados.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé

Niebla
Piedra y zarzales
ardientes de mi enojo.
En el paisaje,
ansia de lejanía:
cae, cortina húmeda.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé
Por teléfono
Vagarea tu voz
y los recuerdos cálidos
la tarde abandonada
y sus aceites sucios
un silencio maligno
se enreda en las amarras
con el té de jazmín
las luciérnagas tristes
y el fuego que no sabes
que se enciende y se apaga.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé
Septiembre
Luz de septiembre.
Corto un brote de hinojo.
Vuelven deprisa
veranos idos. Brumas
de deseos caducos.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé
Sombra dorada
A Frederic Amat
Brilla oscuro fulgor
dulce sombra dorada
recóndita insistente
que conmueve de afán
este mundo desierto
viva víscera tierna
juventud todavía.
De "En cuarentena"
Versión de Dolors Ollé


Nuestras Poesías

Los hombres nunca saben
cuánta dulzura
y cuánto quebradizo silencio
hay en una poesía...


Escucha tu poesia online